sábado, 20 de noviembre de 2010

Remolón

Hoy es sábado, día en que no tengo que madrugar tanto. Tenía intención de correr unos 40 minutos a lo que me saliera, pues mañana hay rodaje largo. Me ha despertado el peque Olivier a las 6 y pico de la mañana. Luego ha bajado Noa, hemos jugado, se ha hecho de día. Claro, me ha entrado hambre y he desayunado tostadas con mortadela y con mermelada. Al carajo el entreno. No lo puedo hacer luego porque me toca hacer la compra semanal y quiero hacer una paella, comérmela e ir al Spa a currar. Bueno, mañana será otro día, pero me está resultando curioso el hecho de que no me apetezca entrenar una vez que van pasando los minutos desde el amanecer. ¿Tendré que cambiar el título del blog por el de Vampiro en Fuga? Mmmmmmmmm, esto tendré que mirármelo, ¿me darán cita para el médico de cabecera?

A modo de anécdota, he de contar que el otro día, en el spa, un cliente volvió a intentar acariciarme la pierna. Incluso llegó a tocarla (la pierna, a la altura de la rodilla) y a ver hacia dónde tiraba. Me aparté y él se recompuso comentándome que se había quedado dormido y que había soñado que estaba en su casa (en la Pérfide Albion). Sí, sí, ya, ya, y ¿qué estabas haciendo en tu casa, zo guarrooooo? Si no recuerdo mal, es la tercera vez que me pasa algo similar con un cliente, con la particularidad de que siempre ha sido con hombres. Los dos anteriores eran gays, pero con este último me queda la duda. Sí que es verdad que estaba dormido, pero ¿y lo del sueño? Nunca me ha pasado con ninguna mujer. ¿Será que me confunden con Ricky Martin? Claro, si Ricky Martin te masajea el cuerpo, buaaggggg. Vamos, ni el perro comiento fuagrá se aguantaría, ¿o sí? A ver si consigo hacerle un masaje a Rihanna, se queda dormida y sueña que está en su casa de Bahamas ...


Bueno, os dejo, que tengo tareas.

PAZ Y AMOR

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada